Inundación costera

La inundación de las tierras bajas por el mar puede ser consecuencia del desbordamiento y/o ruptura de las estructuras de protección, tales como diques o barreras naturales, como las dunas costeras. También puede ser causada, y suele ocurrir en estuarios, únicamente por la elevación del agua a marea alta.

La inundación en el litoral puede ser causada por una fuerte tormenta (onda de tormentas o inundación de marea) conduciendo a una cota de marea inhabitual, una marea viva, o una combinación de ambas. En zonas de desembocadura, los efectos pueden ser mayores si coincide con una crecida de los ríos: cuando las aguas continentales se encuentran con altos niveles del mar, el agua no se puede descargar al mar y se extiende en los terrenos más bajos. Sin embargo, un lento aumento en el nivel del mar, como el causado por el cambio climático global, no necesariamente conduce a un aumento de la inundación en estuarios ya que la sedimentación vertical que se da en estas zonas  a marea alta es a veces suficiente para compensar el aumento del nivel del nivel del mar.

Las inundaciones en el suroeste de Holanda, en la noche del 31 enero al 1 de febrero de 1953 marcaron una diferencia: más de 2.500 muertos, 160.000 hectáreas de tierras inundadas, muchos edificios destruidos o dañados. Este desastre hizo que el gobierno desarrollara el plan Delta, un gran programa de protección del país, done 1/3 de la superficie está por debajo del nivel medio del mar.

La tormenta Xynthia, que ha afectado a gran parte de las costas europeas del Atlántico entre el 26 febrero y 1 de marzo de 2010, no tenía una singularidad especial. Sin embargo, ha sido una de las más devastadoras de los últimos años debido a su combinación con una marea alta de aguas vivas (coeficiente 102), provocando una cota de marea inhabitual importante (1,50 m en la costa de Vendée, en Francia). La tormenta provocó la muerte a 59 personas y daños cuantiosos, sobre todo en Francia. El elevado número de muertes en Francia (47) abrió el debate de la urbanización en la zona costera, el mantenimiento de diques y los sistemas de alerta existentes en la zona desde hace algunos años.

En el marco de la legislación europea y las prácticas de planificación y urbanización responsables, los gestores y urbanistas del litoral deben tener en cuenta las inundaciones costeras en el momento de planificar las intervenciones en el litoral, de lo contrario desastres como los de 1953 y 2010 podrían ser aún más letales en el futuro.

La marea de tormenta del 9 de noviembre de 2007 fue un recordatorio oportuno del riesgo siempre presente, lo que llevó al nivel de agua más alto de los últimos 50 años a lo largo de algunas de las costas de Europa, sobre todo en áreas como el mar del Norte y de Irlanda. En los Países Bajos, este evento dio lugar a la aplicación de una operación de vigilancia de los diques a gran escala por primera vez en 30 años. La marea también causó una considerable erosión en algunas de las islas Wadden así como pequeñas inundaciones de algunas zonas portuarias. Las obras de defensa contra las mareas de tormenta, tales como la barrera del Támesis y la barrera Maeslant se cerraron, y se evacuó a cientos de personas.

Recursos

Herramientas ANCORIM

Toma de decisiones y riesgos costeros: Una guía de buenas prácticas

 srcset=Toma de decisiones y riesgos costeros: Una guía de buenas prácticas” height=”150″ width=”150″ /> El objetivo del presente manual es proporcionar una Guía de buenas prácticas que facilite la inclusión de los riesgos costeros en las decisiones que se tomen en estas zonas. Los destinatarios de este manual son las personas implicadas en la toma de decisiones y la ordenación de zonas costeras.

Si desea compartir con los miembros de la red información que no está incluida en esta web, no dude en hacérnosla llegar.